Córdoba 11 de septiembre de 2017 < Día del Maestro

“Enseñar es abrir un inmenso horizonte para que los niños lo puedan recorrer siendo útiles a sí mismos y a los demás”

El Día del maestro o Día del Profesor (según el país de que se trate) es una festividad en la que se conmemora a las personas que hacen de la enseñanza su trabajo habitual, como maestros y profesores.

En 1943, la Primera Conferencia de Ministros y Directores de Educación de las Repúblicas Americanas, celebrada en Panamá, propuso también una fecha unificada para todo el continente; eligiéndose el 11 de septiembre, aniversario del fallecimiento del estadista y educador argentino Domingo Faustino Sarmiento.​ Dicha fecha ha continuado conmemorándose en la Argentina, pero se ha abandonado en el resto del continente.

“En  las  cosas  del  saber  y  del  vivir,  sólo  se  gana  lo  que  se  da,  sólo  se  pierde lo que se guarda”

Hoy , en todas las escuelas, hay clima de fiesta y los alumnos los miman como nunca. En medio de los problemas cotidianos, el día del Maestro llega como una caricia de aliento.

Cada beso, cada abrazo, cada saludo es un impulso que los anima a seguir y nos reconforta. Les viene bien, lo necesitan porque les borra el malhumor, el descontento, el cansancio y brota nuevamente la autoestima, la fe en un futuro mejor, las ganas de luchar por lo que creen. Estos buenos sentimientos, les permiten proyectar y no bajar los brazos, aún cuando la realidad tenga muchas veces una lectura pesimista.

“En  las  cosas  del  saber  y  del  vivir,  sólo  se  gana lo que  se  da,  sólo  se  pierde lo que se guarda”. Estas son las sabias  palabras  del  poeta,  Antonio  Machado,  que nos hacen reflexionar sobre la grandeza y  la miseria del ser humano. Dilema entre egoísmo y generosidad; dilema que para un maestro no es nunca tal, porque sabe conjugar en sí mismo, tanto grandeza como generosidad.

Sólo aquél que vive para los demás, podrá ser llamado maestro. Porque qué gran verdad nos supo expresar Henry Adams al decir: “Un Maestro trabaja para la eternidad. Nadie puede predecir dónde acabará su influencia”.

Un  maestro es sembrador de eternidad. Un ser que da, que siempre da, que no se cansa de dar. Un ser que dando, vive, y no sólo existe. Aquél que educa, forma y forja para la vida, más allá del fluir de los tiempos.

Ser maestro es una elección de vida que se asume con el corazón y sobrelleva todo lo que esta labor indica: exigencias, renunciamentos, frustraciones, agotamiento pero también muchas satisfacciones. porque todo se deja a un lado cuando se ingresa a un aula y se trata de dar lo mejor.

“Ser maestro implica ser ejemplo en todos sus actos”

Por eso hoy rendimos homenaje a todos los maestros que creen que educar es sembrar para un mundo mejorA todos ellos que se comprometen con su tarea y cargan en  sus hombros la gran responsabilidad de saber que la educación es la única herramienta para transformar y mejorar la realidad.

Para todos ellos va nuestro afectuoso saludo desde Infotaxi.

Dejar respuesta