23 de agosto de 2017  •  Ciudadanos  > Educación
Una escuela en Laguna Larga logró con madrinas y padrinos que se bajara la repitencia
  • El proyecto ya lleva cuatro años en el Ipem 342 de Laguna Larga.
  • Los alumnos de primer año reciben apoyo extra de los propios docentes.
  • Cuando comenzó la iniciativa, la mitad de los chicos se quedaba de año.
  • En 2016, apenas tres tuvieron que repetir. Gran apoyo familiar a la idea.

La enorme cantidad de estudiantes que repetían en primer año preocupaba a directivos y docentes de la escuela Ipem 342 René Favaloro, de Laguna Larga. Y de esa inquietud surgió el proyecto de Madrinazgo y Padrinazgo con el que están revirtiendo la situación.

El programa, en el que docentes adoptan a uno o más estudiantes de primer año para apoyarlos durante todo el año escolar, se empezó a aplicar en 2014. Según directivos, desde entonces son cada vez menos las alumnas y los alumnos que repiten.

El salto de la primaria a la secundaría suele ser difícil. La clave, revela la directora del colegio, Nancy Tissera, es estar cerca de los chicos. “De eso se trata: de acompañarlos durante todo el año”. Con esta fórmula, en apariencia sencilla, confían que podrán eliminar la repitencia, o por lo menos reducirla al mínimo. Y no están lejos.

“El año pasado sólo tres estudiantes se atrasaron. En 2012 la mitad de los chicos de primer año eran repitentes”, cuenta Marianela Mare, profesora de Inglés que participa de la iniciativa.Tissera afirma que los buenos resultados empezaron a verse desde el inicio, en 2014. Y los números que arrima lo confirman: “En los últimos tres años aumentó la ­promoción al último día de clases y al final del ciclo en más de un 20 por ciento”.

Dejar respuesta