14 de agosto de 2017  •  Política > Elecciones 2017

Cambiemos le asestó un duro golpe a Unión por Córdoba

Cambiemos sostuvo en Córdoba la base electoral de Macri. Consiguió una victoria amplia que obliga al peronismo a realizar fuertes modificaciones para la elección general de octubre.

Las especulaciones va­ticinaban un triunfo claro de Cambiemos. Desbordaban optimis­mo los dirigentes de la coalición opositora en la provincia, mientras que en el peronismo reinaba la mesura.

Los resultados confirmaron los pronósticos, y la sociedad del PRO y el radicalismo, de la que también participan los juecistas y la Coalición Cívica, logró sostener el caudal de votos que llevó a Mauricio Macri a la presidencia.

Cambiemos ganó en casi todos los departamentos y obtuvo un resultado más que significativo en la Capital, que el mestrismo utilizará para lanzar la candidatura a gobernador del intendente de Córdoba.

El peronismo deberá replantear su estrategia, mientras que el kirchnerismo se consolidó en el tercer lugar.

Cambiemos, la alianza que conforman la Unión Cívica Radical (UCR), el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica, se impuso en Córdoba por amplio margen en las elecciones primarias, abierta, simultáneas y obligatorias (Paso).

Con los antecedentes que marcaban dos amplios triunfos en los últimos comicios (los presidenciales de octubre 2015 y el balotaje de noviembre de ese mismo año), el frente que tiene como principal referente nacional al presidente Mauricio Macri, y que en Córdoba lleva como primer precandidato a diputado nacional a Héctor Baldassi, obtuvo el 44,6 por ciento de los votos.

Cambiemos superó por más de 16 puntos a Unión por Córdoba (UPC), que obtuvo 28,3 por ciento de los votos, cuando se había escrutado el 90,2 por ciento de los votos en la provincia. El kirchnerismo, cuya bandera en la provincia enarboló el Frente Córdoba Ciudadana, obtuvo el 12 por ciento de los sufragios, un desempeño que le alcanzó para mantenerse como la tercera fuerza electoral en la provincia.

“Estamos muy felices. El pueblo cordobés nos acompañó otra vez; nos da el impulso y las ganas para seguir”, afirmó Baldassi, minutos antes de que se dieran a conocer los primeros resultados oficiales.

Amplio margen

El triunfo de Cambiemos fue contundente en toda la provincia. La mayor diferencia fue en la ciudad de Córdoba, donde doblegó a UPC en cantidad de votos.

De los 26 departamentos que conforman la geografía provincial, el oficialismo –que gobierna Córdoba desde hace 19 años– ganó en nueve: Cruz del Eje, Sobremonte, Tulumba, Minas, Pocho, San Javier, San Alberto, Río Seco y San Justo, el bastión de su primer candidato a diputado Martín Llaryora. Incluso perdió en Río Cuarto, donde el exgobernador José Manuel de la Sota venía gozando de preferencias.

Lectura oficial

Pasadas las 19.30, el gobernador Juan Schiaretti salió a reconocer la derrota y justificó los resultados obtenidos en Córdoba en una polarización nacional entre el presidente Mauricio Macri y la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner.

“Evidentemente, la polarización planteada por el Gobierno nacional entre el presidente Macri y el kirchnerismo, por los resultados preliminares, le ha dado resultado. Eso significa que el kirchnerismo ha perdido una banca que la recibiría Cambiemos”, dijo en sus primeras declaraciones.

En un intento por relativizar el efecto de las Paso, y a pesar del mal resultado obtenido por Unión por Córdoba en la provincia, Schiaretti buscó ser optimista de cara a las elecciones legislativas de octubre. Admitió que, de repetirse la misma elección, el oficialismo en la provincia conservaría sus tres bancas en el Congreso Nacional. “De todas maneras, conservamos las tres bancas que pusimos en juego y eso nos hace ser optimistas para la verdadera elección, que es en octubre. Porque lo que hubo ahora fue una encuesta”, agregó.

De cara a octubre

En ese potencial escenario a partir del 22 de octubre, Cambiemos lograría ubicar a cinco diputados nacionales: Héctor Baldassi, Soledad Carrizo, Gabriel Frizza, Brenda Austin y Diego Mestre. Unión por Córdoba, por su parte, mantendría tres bancas: Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio. Mientras que el kirchnerismo perdería uno de sus dos representantes en el Congreso y sólo conservaría a un diputado: Pablo Carro.

Siete habilitados

Más allá de esta especulación, lo concreto es que la elección primaria de ayer le dio el derecho –por haber obtenido el piso de 1,5 por ciento de los votos– a los precandidatos de siete partidos a participar de la legislativa de octubre.

Además de Cambiemos, Unión Por Córdoba y Frente de Córdoba Ciudadana, también participarán el Frente de Izquierda de los Trabajadores (con Liliana Olivero a la cabeza de la lista); Encuentro Vecinal Córdoba (Aurelio García Elorrio); Izquierda al Frente por el Socialismo (Luciana Echevarría) y Primero la Gente (Alberto “Beto” Beltrán).

Dejar respuesta